domingo, 18 de febrero de 2018

La memoria en las manos





Hoy son las manos la memoria.
El alma no se acuerda, está dolida
de tanto recordar. Pero en las manos
queda el recuerdo de lo que han tenido.

Recuerdo de una piedra
que hubo junto a un arroyo
y que cogimos distraídamente
sin darnos cuenta de nuestra ventura.
Pero su peso áspero,
sentir nos hace que por fin cogimos
el fruto más hermoso de los tiempos.
A tiempo sabe
el peso de una piedra entre las manos. 
En una piedra está
la paciencia del mundo, madurada despacio.
Incalculable suma
de días y de noches, sol y agua
la que costó esta forma torpe y dura
que acariciar no sabe y acompaña
tan sólo con su peso, oscuramente.
Se estuvo siempre quieta,
sin buscar, encerrada,
en una voluntad densa y constante
de no volar como la mariposa,
de no ser bella, como el lirio,
para salvar de envidias su pureza.
¡Cuántos esbeltos lirios, cuántas gráciles
libélulas se han muerto, allí, a su lado
por correr tanto hacia la primavera!
Ella supo esperar sin pedir nada
más que la eternidad de su ser puro.
Por renunciar al pétalo, y al vuelo,
está viva y me enseña
que un amor debe estarse quizá quieto, muy quieto,
soltar las falsas alas de la prisa,
y derrotar así su propia muerte.

También recuerdan ellas, mis manos,
haber tenido una cabeza amada entre sus palmas.
Nada más misterioso en este mundo.
Los dedos reconocen los cabellos
lentamente, uno a uno, como hojas
de calendario: son recuerdos
de otros tantos, también innumerables
días felices
dóciles al amor que los revive.
Pero al palpar la forma inexorable
que detrás de la carne nos resiste
las palmas ya se quedan ciegas.
No son caricias, no, lo que repiten
pasando y repasando sobre el hueso:
son preguntas sin fin, son infinitas
angustias hechas tactos ardorosos.
Y nada les contesta: una sospecha
de que todo se escapa y se nos huye
cuando entre nuestras manos lo oprimimos
nos sube del calor de aquella frente.
La cabeza se entrega. ¿Es la entrega absoluta?
El peso en nuestras manos lo insinúa,
los dedos se lo creen,
y quieren convencerse: palpan, palpan.
Pero una voz oscura tras la frente,
¿nuestra frente o la suya?
nos dice que el misterio más lejano,
porque está allí tan cerca, no se toca
con la carne mortal con que buscamos
allí, en la punta de los dedos,
la presencia invisible.
Teniendo una cabeza así cogida
nada se sabe, nada,
sino que está el futuro decidiendo
o nuestra vida o nuestra muerte
tras esas pobres manos engañadas
por la hermosura de lo que sostienen.
Entre unas manos ciegas
que no pueden saber. Cuya fe única
está en ser buenas, en hacer caricias
sin casarse, por ver si así se ganan
cuando ya la cabeza amada vuelva
a vivir otra vez sobre sus hombros,
y parezca que nada les queda entre las palmas,
el triunfo de no estar nunca vacías.



viernes, 16 de febrero de 2018

144CSM






Cómo Santa María salvó de la muerte a un hombre bueno de Plasencia, cuando un toro venía a matarlo.
 "Con razón las bestias tienen gran pavor de la Madre de aquel Señor, que tiene poder sobre todas las cosas."
 Y de esto un gran milagro hubo de mostrar Santa María, la Virgen sin par, en Plasencia, según he oído contar a hombres buenos y de creer.
Y contaban este milagro así: que un hombre bueno allí moraba y que a esta Señora, como he aprendido, sabía querer mucho más que a cosa alguna, y a quienquiera que viniese a pedirle algo por Ella, luego, sin falta, se lo daba, sin demorar ni mentir, porque no quería, por nada, faltarle.
 Y ayunaba bien en sus vigilias y de sus horas no dejaba nada que no oyese, porque ponía todo su sentido en lo que pudiera complacerla.
 Por donde, un caballero de la villa se casó bien y mandó traer toros para sus bodas, y apartó uno de ellos, el más bravo, que mandó correr en una plaza grande que hay allí delante de la casa del hombre bueno del que os he hablado.
Pero él no se pagaba de ir allí ni verlo. Pero este hombre tenía un compadre suyo, de nombre Mateo, que envió por él, como he sabido, para cosas que quería decirle.
Y él salió para ir allá, y el toro se dejo ir, de rondón, para herirlo, muy felón, metiéndole los cuernos por las espaldas.
 Y el clérigo, cuando esto vio, desde una ventana, pidió merced a Santa María, y no le falló, pues luego vino a valerle, y de tal manera lo socorrió, que el toro luego cayó en tierra y extendió las cuatro , así como así.
 Y yació de aquella manera hasta que el hombre estuvo en el portal de la casa de su compadre, a la que no llegó mal, y donde lo acogió él. Y el toro se levantó entonces y nunca hizo luego daño a nadie, por el poder de la Señora de prez, que nunca deja que los suyos reciban daño.




viernes, 9 de febrero de 2018

Mauleko biderikan. En el camino de Maule



A menudo le pregunto por ti
al mar, O' Carolan,
y también a la música que imprimes
en el viento,
por tus secretos anhelos.

Recuerdas que en la boda de Barón de Luxa
me susurraste la tragedia de Expeldoi...,
al tiempo que envolvías endechas
en la última camisa de Bereterretx...?

Luego con Gratxina,
partiste a la playa de Lohia
para unirte a la danza ritual
de media noche.

Sé que estuviste en Mundaka
en busca de la princesa de Escocia,
y en barcos de perdidos pescadores
emprendisteis rumbo a la tierra de las mujeres
cortando el mar
con una larga estela musical.

He oído decir
que te han visto en el mercado de Quimper
en competición de poderes ocultos
con el rey Gunar,
y que mientras él tocando el arpa
con los pies
ahuyentaba las serpientes,
tú detenías el tiempo en tus arpegios.

La rueda surcadora
va tiñendo de rojo los campos,
y yo hace tiempo que estoy aquí
con Txaho al borde del camino de Maule
esperándote, O' Carolan,
para ir a cantar
a las tierras olvidadas.



Turlough O´Carolan fue un compositor e interprete de arpa irlandés que vivió a finales del siglo XVII y principios del XVIII. Ciego desde los dieciocho años a causa de la viruela, vivió una vida de músico ambulante buscando el apoyo y mecenazgo de las familias pudientes de la isla.A pesar de ser un excelente arpista, principalmente ha pasado a la historia como compositor, tanto por la calidad de su obra como por su metodología creativa poco ortodoxa. Por ejemplo, en contra de la tradición irlandesa, O´Carolan componía primero la melodía y después la letra de sus canciones, cuando el orden natural era el contrario, crear música sobre un poema acabado. Uno de los aciertos de las composiciones de este bardo fue el intento de conjugar la tradición musical celta, la música popular, con la influencia de grandes compos itores europeos del momento, como Corelli o Vivaldi. El problema con su obra es que ha sobrevivido solamente como simples líneas melódicas sin una pista acerca sobre la armonía y el acompañamiento. En cualquier caso, se conservan 214 de sus piezas, lo que no deja de ser un record dado que por culpa de la transmisión oral tradicional, prácticamente no se conservan piezas de arpa anteriores a O´Carolan. En 1792 un comité formado por músicos de arpa irlandeses, constatando que la tradición se estaba perdiendo, acordó escribir las piezas para garantizar su supervivencia.

El link de descarga sólo dura
una semana.

143CSM. Jerez





Hubo una sequía en Jerez y la gente decidió huir de la ciudad. 
 Un franciscano reunió a la gente y predicó un sermón, 
aconsejándoles que se arrepintieran de sus pecados.
 Dijo que si lo hicieran tendrían lluvia antes de que
 hubieran transcurrido tres días. Les dijo que lo imitaran,
 y golpeó el suelo con sus manos y oró a la Virgen.
 La gente comenzó a gemir y las mujeres lloraron y lloraron.
 Las nubes se abrieron y una fuerte lluvia comenzó a caer.
 La gente estaba encantada.






viernes, 2 de febrero de 2018

Como sombra ignorada


Como sombra ignorada

No tener un regazo que nos brinde, piadoso,
tras los rudos cansancios del humano fracaso,
la ilusoria certeza de un sereno reposo.
¡No tener un regazo!

No tener una estrella cuyos níveos fulgores
en el alma nos rimen la sonata más bella,
en la noche enlutada de los torvos dolores,
¡No tener una estrella!

No tener un perfume redentor del cautivo
corazón, que en las redes del pesar se consume,
con la amarga nostalgia del recuerdo más vivo,
¡No tener un perfume!

No tener una amada, melancólica y buena,
que nos cante, muy quedo, la canción ya olvidada
del amor, y que sepa suavizar nuestra pena...
¡No tener una amada!

Y estar lejos, muy lejos del edén florecido;
y seguir siendo triste, soñador, dolorido,
y pasar por la vida como sombra ignorada,
sin tener para el alma que triunfó del olvido,
¡ ni regazo, ni estrella, ni perfume, ni amada !...

142CSM




La Virgen viene siempre a acudir en las grandes cuitas quien fia en su bien."
 Cómo, cierta vez, socorrió, ante el rey don Alfonso, como ahora os diré, a un hombre que hubiera muerto, bien lo sé, si no fuese por la que nos guarda.
 Esto sucedió en el rio que suelen llamar el Henares, adonde el rey había ido a cazar, y un halcón suyo había llegado a matar a una garza confiando en su mucha superioridad, pues aunque la garza se remontó mucho, aquel halcón la alcanzó presto y, de un golpe, le quebró un ala, y cayó al agua de tal manera que los perros no podían acudir a ella, porque el río corría poderosamente, por lo que hubieron de perderla.
 Pero el rey dio voces: "¿Quién será, quien, el que entre por la garza y la conduzca luego y me la traiga aqui?" Y uno de Guadalajara dijo así: "Señor, yo la traeré a este lado del rio."
 Y luego en él se metió con sus botas, que no se las quitó y se llegó hasta la garza y la cogió por la cabeza, y quisiera volver, porque tenía mucha satisfacción en darle la garza al rey, su señor.
 Pero el agua le hizo girar alrededor, de forma que le hizo perder el sentido. Porque la fuerza del agua le tomó de tal modo que le sumergió dos o tres veces, pero él llamó, muy cortés, a la Virgen que parió a Jesucristo en Belén.
Y todos, a su vez, se sumaron a ello; pero el rey dijo:
 "No le pasará mal alguno; porque no habrá de quererlo la Madre espiritual que nos guarda y nos tiene en su poder."
Y, aunque todos decían: "Es muerto." el rey decía: "No lo es, a fe mía, porque no lo querrá Aquella que está siempre con Dios y que no nos abandona."
 Y así fue, porque luego, sin mentir, lo hizo la Virgen salir del río, vivo y sano, y venir hasta el rey, con su garza, que trajo de tan allá.
Y fue a darsela luego, sin demora, al rey, que bendijo mucho a la del buen talante, por este milagro que hizo tan grande, y todos respondieron luego: "Amén."


sábado, 27 de enero de 2018

141Cantigas de Santa María


Reedición 


Un monje siempre caía de rodillas y besaba el suelo 
cuando se mencionaba el nombre de la Virgen. 
 Empezó a envejecer y sus extremidades se debilitaron. 
Cuando cayó al suelo, ya no pudo levantarse más. 
El abad dio instrucciones a otros dos monjes 
para vigilar y ayudar al anciano. 
 Un día, cuando estaba arrodillado solo, 
el viejo monje cayó al suelo. 
Llamó a la Virgen para que lo ayudara. 
 La Virgen lo levantó y le dijo  que si besaba el altar, 
su vejez desaparecería. 
 El monje besó la tela del altar
 y su juventud fue restaurada. 
Parecía un hombre de veinte años 
y el abad y los monjes no lo reconocieron. 
 La Virgen hizo que los monjes lo reconocieran
 para que la palabra de su compasión se extendiera.


Tablatura para guitarra española





viernes, 19 de enero de 2018

Farces charivariques basques.. Eihartxe eta Miñau.








Las diferencias principales entre " pastorala " y " fartsa ", dejando a un lado sus orígenes, eran a veces, los temas y los modos de hablar, aunque todos tuvieran a veces una misma dramaturgia. Hemos de tener en cuenta que Xibero es un cruce de caminos, y no es extraño que en estas representaciones teatrales concurriesen personajes de diversas procedencias y lenguas.Un ejemplo de ello es el inicio de la obra Eihartxe y Miñau :

“Sed libera nos a malo sit nomen Domini;
Vamos a cantar un canto para divertir;
Jan dügünaz gerozti xahalki huneti
Eta edan ardua Juranzunekoti.
Chantons mes chers amis,
Je suis content, pardi.
 Trinquam d’aquest bun bi
Eta dezagün kanta khantore berri”.

El uso de cada idioma esta definido claramente, según las características del personaje. Esas fórmulas de latín, lógicamente pertenecen al clero y a los hombres de leyes. Los sermones y rezos de los sacerdotes eran motivo de parodia y crítica., sobre todo los que, como Fray Gerundio de Campazas en la literatura castellana,llevaban una vida de mujeriegos, comilones y que usaban frases hechas en latín que nadie podía comprender.Y así, se creó la literatura cómica. Otros personajes pertenecen a los gendarmes, notarios, es decir, a la administración civil.