martes, 21 de noviembre de 2017

Fandango de Leitariegos. Asturias









130 Cantigas de Santa María





Quien quiera enamorarse, que corteje a la Madre de Nuestro Señor.
Pues ella nos hace conocer a Nuestro Señor y nos quita el miedo al demonio, en cuyo poder las otras mujeres ponen a sus enamorados y les hacen sufrir cuitas y afanes, por lo que su amor no es leal.
 Las otras vuelven locos a los hombres y se ufanan por ello, pero ésta nos da sensatez y nos guarda de obrar mal.
Las otras dan su bien haciendo mal, pero ésta vale más cuando lo da.
 Las otras mienten muchas veces, pero ésta nunca nos engaña.
 Las otras nos hacen esperar mucho por su bien y por hacernos sufrir, pero ésta no quiere tardar y nos da el mayor de los bienes.
Por ello mientras viva seré su enamorado y le cantaré y diré los muchos bienes y grandes milagros que hace.



sábado, 18 de noviembre de 2017

XIBERO




Emakumea ez da dantzaria izan dantzatua baizik. Hau izan da azken urteotan gehien zabaldu den tesi orokorra. Euskal herriko folklorea gaingiroki edo azaletik ikusita posible da horrelako eritzi batera iristea, baina dantza munduak hori baino azterketa sakonago bat merezi du antzeko irakurketa sinpleak egin aurretik, batez ere, okerrak sahiestearren.
Hausnarketa sakon bat eginda oso zaila gertatzen da euskal dantza tradizionalean emakumeak izan duen paperaz hitzegitea, halere, azken mendeetatik hona dugun informazioa jaso eta azterketa kritiko bat eginez hipotesi bat eraikitzeko oinarri bat hartzera iritsi gaitezke. Eskuartean ditugun kronista, bidaiari, historialari edo idazlek utzi dizkiguten testuak analizatu eta egungo folklorista eta koreografoenekin alderatuz ahal den ondorio objetibo eta garbiena ateratzeko parada dugu.
Ukaezina da euskal dantza tradizionalean, gaur egun, emakumearen parte hartzea eskasa dela, edo gizonezkoarena baino urriagoa bederen. Baina, eta hori, betidanikoa al da?, edo prozesu historiko berezi baten ondorioa?
 XVII mendean Pierres de Lancre inkisitore ankerrak Lapurdiko epai bidezko prozesuko itaunketa batean, sorgina izatearen arrazoia eskatzean, honako erantzuna jaso zuen: "soilik dantza egiteko plazerrarengatik". Garai batean emakumeak bere toki propio normalizatu bat zutela ondoriozta dezakegu inongo zalantzarik gabe.

DANTZA ERRITUALAK ETA PLAZADANTZAK
Begibistakoa da, erritualetaz aritzean, gehiengo batetan gizonezkoak direla protagonismo osoa dutenak. Erritualak gizarteak une konkretu batean kosmogonian, historian, oroipen kolektiboan edo naturan dituen gertaera puntual garrantzitsu batzuk gogoratzeko egiten dira. Xedea, euren ospatzea edota kontrolatzea izan daiteke. Dantza erritualekin XIX mendean definizio bat hedatzen da: arintasuna, indarra izango dira dantzen ezaugarri garrantzitsuenak eta guda gisa azalduko dira uneko sinbologia bilatu nahiean (Pablo Gorosabel, artean), halaber, emankortasunarekin zerikusia zuten ohitura erritualak baztertu egiten direlarik.


 Aski jakina da emakumearen parte hartze zuzena gudatan eskasa izan dela eta emankortasunarekin, berriz, beti erlazionaturik agertu dela. Horrelako azalpenak nagusitzen diren heinean errito itxiak ahaztu egiten dira, hots, sinbologia ezartzen denean (gudarena kasu honetan), sinbologia horrek aldarazten du objetuaren forma (dantzarena), eta berak (objetuak) garrantzia galtzen du.
Duela zenbait urte eta Azkueren kantutegitik jasota Urdiaingo San Juan Kantaita berreskuratzea erdietsi zen. Aspaldidanik galdua zen dantza bitxi hau; oso berezia ikuspegi ezberdinetatik: dantza itxia, bakarrik emakumeena, lurraren emankortasunarekin zuzen zuzenean harremanetan dagoena ("orain artean behar hemendik aurrera gari") eta San Juan inguruko sinbolo edo ikurren sintesi aberatsa ematen diguna.
Dantza hau galdu zen lez, ez al da beste askorekin berdina gertatu? Dokumentu eta idatzi ezberdinei begirada bat botatzen badiogu -bilatzen saiatzen bagara behintzat- aurkitu ahal izango ditugu zenbait erritual Urdiaingo honekin bat emakumeek egiten zutena. Esate baterako panderoaz lagunduriko dantzak azaltzen zaizkigu, alde batetik Lizarrako Aita Hilario Olazaranek jasoa Donibane Lohitzunen Abel Joan kronistaren idatzitan, eta bestetik, Von Humboldt bidaiari berak ere bere bidaietan uzten dizkigu antzekoak.
Ultzama aldean ere gisakoak gogoratzen dira eta Baztango Arraiotzen, duela gutxi arte egiten zen, Erregiña eta Saratsa panderoa lagun zutelarik. Emakumea eta panderoa batean ikusten dugu askotan eta ez soilik Euskal Herrian, bai Kantauri hegiko beste zonalde batzutan ere. Hau horrela izaki, nork uka emakumeen parte hartzea galdu diren erritual askotan? Espreski ikusten dugu panderoari loturik doala kasu anitzetan, gehienetan galduak izan diren ohituretan.

Fernando Rojo, Licenciado en Historia.

129 Cantigas de Santa María







Esta es cómo a un hombre le dieron en una reyerta una saetada en un ojo, y se lo quebrantaron y creyeron que moría y lo sanó Santa María de Salas.
 "De todo mal y de toda herida puede sanar al hombre la que está llena de bien."
 De esto mostró la Virgen una gran maravilla a un hombre, que era de Murviedro (Sagunto, Valencia), por una gran saetada que había recibido en una lid fuerte y desmedida.
 Y la saeta tan bien le había entrado en el ojo, que se lo había roto, y le había entrado hasta el cogote, de modo que no le daban como vivo.
 Pero él puso su alma y su caso en manos de la Virgen y se lo encomendó, y a Salas prometió una ofrenda si fuese curado de la llaga.
 Y luego mandó que la saeta le fuera arrancada del ojo, y a tal hora, sanó del todo, sin demora, desde que la saeta hubo salido, de modo que de la saetada no sentía nada, y sanaba tan bien del ojo que veía tanto como antes con él veía.
 Y hacia Salas hizo luego su ida loando a la Virgen Santa Gloriosa, Madre de Dios, Reina poderosa, que lo sanara como piadosa.
 Y esto fue oído hasta muy lejos, por las tierras, y cuantos lo supieron dieron loores a Santa María de Salas, y gran gozo tuvieron al hacer su camino a ella.



Tablatura para guitarra española




martes, 14 de noviembre de 2017

Aúlla un perro junto a la puerta. Asturias





Canción de empleo indeterminado, transcrita en Trubia, ayuntamiento de Oviedo. 

Aúlla un perro, madre,
junto a la puerta;
cuando amanezca el día
ya estaré muerta.

Si ya vas mejorando,
 no digas eso.
Madre mía del alma,
dame otro beso.

Tablatura para guitarra en Sol menor



domingo, 12 de noviembre de 2017

Sola soy, sola nací. Asturias



Sola soy, sola nací. 
Sola me parió mi madre; 
solita tengo de andar 
como la pluma en el aire. 

Yo no puedo darte más.
No soy más que lo que soy.

¡Ay, cómo quisiera ser
arena, sol, en estío!
Que te tendieses
descansada a descansar.
Que me dejaras 
tu cuerpo al marcharte, huella
tierna, tibia, inolvidable.
Y que contigo se fuese
sobre ti, mi beso lento.




sábado, 11 de noviembre de 2017

128 Cantigas de Santa María





Esta es cómo un villano metió el Corpus Christi en una colmena, para lograr tener muchas abejas y cuando fue a mirarla encontró allí a Santa María con su Hijo en brazos.
 "Tan unida está Santa María con Jesucristo, que, dondequiera que lo hallen a Él, Ella será encontrada con Él."
 De esta tal razón os diré un milagro maravilloso que mostró Santa María, con su glorioso Hijo, a un aldeano que codiciaba tener miel y cera de las abejas, sin que le costase nada. Moraba en Flandes, cerca del mar, en la ribera, y fue a pedir consejo a una hechicera vieja, para que le mostrase un encantamiento que lo pusiese en camino para tener abejas, y se lo rogó mucho.
 Respondió ella: "Lo haré si tomáis mi consejo." Dijo él: "Pláceme." Ella respondió: "Pues, cuando comulguéis, retened la comunión en la boca, sin pasarla y de tal modo que, con los dientes, no le deis una sola dentellada, sino que la guardéis en la boca, lo mejor que podáis; después, de vuestras colmenas, escoged las que quisierais, y la encerráis dentro; y si tal hicieseis, tendréis la casa colmada de miel y de cera."
 El villano creyó a la vieja e hizo todo lo mandado; y cuando hubo encerrado el Cuerpo de Dios en la colmena, creyó, por ello, ser rico. Y cuando llegó su tiempo, fue a registrar las colmenas, sin larga demora. Y abrió luego aquélla en que había encerrado la Hostia y vio allí a Santa María, muy hermosa y muy clara, con su Hijo Jesucristo, al que había criado, que lo tenía abrazado y Él la abrazaba a Ella.
 Cuando tal vio el aldeano tuvo tan gran espanto que cerró la colmena y se fue a la iglesia tan rápido como pudo, y dijo al capellán: "Por Dios, el Santo, venid enseguida conmigo, sin tardanza y os mostraré una cosa que nunca fue vista ni oída."
Entonces el preste, como era de buena vida, se fue con él y, en la colmena, vio a la Virgen muy llena de bienes, con su Hijo en brazos, cosa noble y preciosa. Cuando esto vio, retornó luego, e hizo llamar a concejo, y tocar todas las campanas, y tomaron el acuerdo de ir en procesión, por aquella que es espejo de los santos y del mundo, y que la trajesen con honra.
 Luego se fueron allá todos y vieron como estaba en la colmena la muy santa Virgen y cómo abrazaba a su Hijo Jesucristo, y daba mejor olor que el que dan los lirios, las violetas o el agua de rosas. Luego la colmena llevaron las gentes que allí vinieron, en procesión y cantando y después que la pusieron sobre el altar, dijeron las horas enteras aquel día con su noche, y por todos fue admirada la Virgen con su Hijo, la noble y Santa Reina.
 Al otro día dijeron su misa, pero no de prisa; y después que consagró el preste la Hostia que tenía, no hallaron en la colmena más que la Hostia Sagrada que allí había metido el aldeano con mengua de juicio, muy sana y hermosa, como Dios guardársela quiso, con su madre y Virgen Santa Reina del Paraíso. Por Ella sea Él loado siempre y Ella muy loada.


jueves, 9 de noviembre de 2017

127 Cantigas de Santa María





Un joven estaba discutiendo con su madre y la pateó. Herida y llorando, le pidió a la Virgen que vengara el ultraje.
 La Virgen hizo que el hombre sufriera mucho dolor y fue a confesarse.
Pidió perdón a su madre y le pidió que lo acompañara en peregrinación a la iglesia de la Virgen. Ella estuvo de acuerdo, pero cuando llegaron, el hombre no pudo entrar. Aunque la gente intentó arrastrarlo adentro, no pudieron moverlo. Los sacerdotes salieron de la catedral y le dijeron que se confesara. Explicó que ya lo había hecho y le ordenaron que se cortara el pie.
 El hombre se amputó el pie e inmediatamente entró a la iglesia. Su madre estaba muy molesta y, postrándose frente al altar, oró a la Virgen para que la restaurara. Soñó que la estatua le decía que reemplazara el pie de su hijo, lo acariciara e invocara el nombre de María. Ella hizo lo que le dijeron, y el pie del hombre fue renovado.
La gente elogió a la Virgen y los sacerdotes dijeron "amén" y tocaron todas las campanas.


Tablatura para guitarra española




lunes, 6 de noviembre de 2017

Piolín y mojarra. José Larralde




¿Quién conoce la invisible vara
con la que se mide la distancia
que atraviesa la nostalgia a través de los años ?
¿Cuál es el tiempo exacto
de la vida que fue sometida a la razón de los sueños,
cuando los sueños eran blancos como la espuma del arroyo ?

Hay tiempos que se fueron antes de llegar,
como el agua que se evapora y sube al viento
para mirar de arriba a la laguna y volver a ser lluvia en otra parte,
transformándose en arroyo nuevamente,
sin llegar a ser jamás habitante perpetuo
de ese espejo horizontal, quebrajeado de saltos y cascadas,
donde el remanso absorbe al sol sin edad de adultez.
Porque al remanso el sol baja como es, inmenso,
pero se baña pequeño…tan pequeño como mi asombro,
Porque mi asombro…mi asombro siempre fue pequeño.

Todo era factible cuando niño,
Nada era extraño a mi pupila,
Mi ignorancia terminaba justo en el instante en que volaba un ave.
Y mi padre me decía que el hombre también vuela, y mas alto que las aves.
Bastaba con miralas y asi cuando se perdían en el cielo
Seguirlas con la idea, agitar la memoria de ser libres
y terminar parado donde estaba pero haber volado.
Asi era mi padre, un ave, un ave simple, una torcaza.
Manso en ocasiones pero con ojos de águila para medir mi paso.

Hay un viejo camino de hace un siglo
huelleado de carretas y troperos,
Paso obligado de todo caminante.
Le llamaban el camino de los chilenos porque
Dicen que por ese camino se cortaba la pampa hacia los Andes.
Por esa misma huella, en una orilla, la recorrió un hilo de teléfono.
De ahi su nombre actual, y aunque hace muy poco tiempo
sacaron postes y todo el cablerío se sigue llamando para la gente del lugar
“el camino del hilo”…a ese camino lo cruza el sauce corto,
un arroyo tranquilo y solitario…el supo ser amigo de los hombres
cuando la pesca no era por deporte, y era cuestión de
alzar lo que saliera, bagres, dientudos, anguilas…
y a veces con mucha suerte alguna nutria.
Mientras se dejaba el anguillero salir a peludear o hacer lazitos
Con piolín y palito…por si caía alguna liebre medio zonza
Yo recuerdo las noche con fueguito
Alimentado a cardo y leña de vaca, al reparo de la barranca
Eso…si no venía muy crecido, porque sino había que hacer nido
Entre las pajas bravas y a veces las heladas eran fuertes y uno
Se calentaba zapateando y dándole tupido a la yerbiada.

Esto, que parece un simple recuerdo, o una tristeza, o una nostalgia,
Es todo lo contrario, es mi gran recuerdo porque gracias a el
Puedo ser niño cuando quiero con toda la vejez que llevo encima
No es una nostalgia porque está en flor y me perfuma el alma,
Aunque nunca supe donde la tengo, y no es una tristeza,
Porque tristeza sería haberla olvidado y tener en el corazón
Un espacio en blanco y en mi boca una frase ausente…
Y si…es mi alegría, porque siento la vida que me duele
Porque rezo tranquilo sin bochorno, porque estoy parado
En el espacio que me toca vivir del universo
Algún dia mediré mis soledades, por medirlas nomas
Solo…por eso

Arroyito del sauce que pasa, 
como una torcaza de gris y de azul
Arroyito que va a la laguna,
 llevando una luna de cristal y tul.
Arroyito del sauce que fuiste aventura de humilde niñez
En el agua que lleva tu cauce hoy charlé con mi viejo otra vez
Arroyito, piolín y mojarra, donde está tu remanso de ayer?
Como el agua que lleva tu cauce, soy torcaza que no ha de volver

Cuanto sol que gasté en mi locura
 por medir la anchura de tu soledad
Arroyito del sauce algún dia 
mediré la mia por gusto nomas,
Arroyito del sauce que fuiste aventura de humilde niñez
En el agua que hoy lleva tu cauce, hoy charlé con mi viejo otra vez
Arroyito piolín y mojarra, donde está tu remanso de ayer?
Como el agua que hoy lleva tu cauce soy torcaza que no ha de volver.